viernes, marzo 22, 2013

Ahi está ese tío



Míralo, ahí está ese tío. Ole, ole, y ole. Qué porte, qué perfil: griego, de galán de cine. Si es que el que vale, vale. Por eso yo te admiro, te quiero, te idolatro. Vamos, que si fuera una mujer me volvía loca por ti. Y eso que te pillo recién levantado, que ahora cuando se arregle un poco, el niño de la Juani va a ser el rey de la calle.


            Venga, lo primero una duchita, para despejarte y tonificar esos músculos de atleta que tienes. Así, el agua calentita, soltando vapor. Tu champú, con vitaminas, tu acondicionador de extractos, para darle su punto de volumen y esponjosidad al pelo. Ahora una enjuagadita rápida, un poco de gel y a frotar bien, que salga todo. ¿Ves? Así vales más todavía, limpio como una patena.

Vamos a afeitarte esa carita fina de niño guapo que Dios te ha dado. Venga, espuma en gel de la buena, porque tú lo vales, abundante y a dejarla un ratito para que agarre. Después llega el momento de la maquinilla de cinco hojas móviles de titanio con efecto hiperdeslizante. Lo último, lo mejor que hay, lo que sea porque aquí hay materia prima de calidad, estamos puliendo un diamante, señores. Tú con tu estilo: pasaditas cortas, apurando hasta el borde mismo de la piel, sin miedo. Ya está todo, ya sólo queda el toque final, el detalle del maestro: las patillas. Porque al que no sepa arreglarse las patillas no deberían dejarle salir a la calle. La patilla debe ser ancha, astifina y bravía; para volverlas locas con tu perfil. Muy bien, y ahora tu aftershave, que te deja la piel suave, como el culito de un bebé. Vámonos que nos vamos con el desodorante, un poquito de colonia de la cara, y ya está. Ole ese tío. Un cantecito, improvisando, así, con sentimiento, ajustando el tono. Ole, ole, y ole. Y la que no quiera que la enamoren que se esconda, porque ya está llegando el que tenía que llegar.

Venga, a peinar esa mata de pelo azabache. Una puntita de espuma, así, bien repartida, y a dejarlo que se ondule a su ser, que coja vida. Sí señor, perfecto. Frontal, perfil, un poquito por detrás… Sí, perfecto.

Y ahora vamos a vestir bien al maniquí, que aquí hay percha. Ropa interior de seda de la buena; piel de tigre, para que se sepa lo que hay debajo. La camisa a estrenar, recién planchada, de seda también, roja como el Diablo. Abrochamos hasta media altura, para que se vea la cadena y el pecho del hombre. Vamos, vamos que sube la temperatura por momentos. El pantalón también impecable, negro, ajustado, porque se puede. La carga a la izquierda y el llavero de plata maciza a la derecha, para compensar. Botas también negras, flamencas, de las buenas, con medio tacón; que se sepa que hay clase. Y eso es lo que hay, señores. Ajustamos un poco el conjunto y ahí queda la cosa, hecho un pincel.

Ya sólo quedan los últimos complementos: cordón de oro, devoción y sentimiento; esclava de plata, lealtad; la medalla de su virgen, su señora; en la diestra su sello de oro, y al otro lado su pendiente, también de veintiocho quilates. Qué tronío, señores, aplaudan; y al que no aplauda que se le caigan las manos ahora mismo. Otro cantecito. Ahí, sentío y profundo, hablando de la vida de verdad, de lo que duele en el pecho; y esas palmitas ahí también, al compás. Ole la madre que te parió, que por tener un niño como tú le deberían haber dado una medalla.

            En fin, ahí queda eso, la perfección hecha carne, la seducción hecha persona. Y que no, que no me puedo aguantar, que ahora mismo voy y te dejo esto por escrito, para que te enteres bien de lo que hay y de lo que vales, y para que sepas que te quiero, chulo, y que cada vez que me topo con un espejo no puedo por menos que decir, arrobadito perdido: míralo, ahí está ese tío.





Mención de Humor en el VIII Concurso de Cartas de Amor DDHH 2008

0 comentarios:

Publicar un comentario

Exportar para leer en tu ebook

En BLOXP puedes exportar este blog, o parte del él, para leerlo desde tu ebook. Sólo necesitas esta dirección de RSS:

Contador de visitas

Imagen by Mateu

Visita Mi Web

La Consulta del Doctor Perring

Para enfermos de aburrimiento alérgicos a la pasta de celulosa, para exiliados de bibliotecas con tiempo pero sin estantes, para marineros de la red con tendencia a hacer parada y fonda en tabernas de relatos, para viajeros de sillón y amantes de la aventura estática, para todos ellos y para ti mismo se abre esta consulta, la del doctor Perring, enhebrador de palabras, zurcidor de conceptos y trazador de historias.


Tratamiento único y definitivo: tú pones los segundos;el que suscribe pone las letras.

laBlogoteca

Entra en LaBlogoteca a valorar este blog

Licencia de textos

Licencia de Creative Commons
Los relatos que aparecen en este blog pertenecen a Manuel Mije y tienen Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

El titular

Mi foto
Tú pones los segundos, yo pongo las letras...

Pacientes crónicos

Otras Consultas

Liebster Award

Mi facultad

Sevilla Escribe

Sevilla Escribe
Colectivo literario