martes, noviembre 06, 2018

Mariano, asesino en serie novato - Día 1


La nostalgia, esa vieja amiga, compañera de recuerdos y pesadillas. Ha sido ella la que me obliga hoy a rebuscar en el archivo de los antiguos casos que alguna vez pasaron por esta consulta y ofreceros, en primicia absoluta, el contenido de este diario que un día me fue dado en custodia, por lo que pudiera venir. Aquí os dejo con la estremecedora historia de Mariano, un asesino en serie novato.


Día 1

Pensando que en un futuro mi vida y obras serán la materia prima con la que se escribirán best sellers, se rodará alguna saga de películas de culto y se redactarán la tesis doctorales de algunos criminólogos, he creído conveniente comenzar la redacción de éste mi Diario-Confesión Criminal (en adelante DCC) para que sirva como guía para tales trabajos y garante de la veracidad de todos ellos. Todo eso sucederá cuando me haga famoso no sólo por mis espectaculares e ingeniosos crímenes, por haber mantenido en jaque a la policía con mis macabros juegos o por mi brutalidad, sino por ser el primer asesino en serie por vocación, no por condición, de la historia. 

Yo no tengo un doble gen Y ni traumas o antecedentes infantiles (si exceptuamos el bullying durante mi etapa escolar, mi escaso éxito social, la severidad de mis padres, mi inestabilidad emocional, mi sexualidad atípica, el entorno social deprimido, los juegos del tío Aurelio, la piromanía y la enuresis). No, lo mío ha sido una inspiración que me llegó viendo por cuadragésimo séptima vez “El Silencio de los Corderos”, la que considero mi Biblia Cinematográfica Personal (en adelante BCP). Codiciamos lo que vemos cada día, fue la frase que me convenció.  Aníbal tiene razón, yo codicio ser como él, un asesino en serie brillante y con tirón. Reconozco que la parte de la medicina y la erudición me quedan lejos, para qué vamos a engañarnos, pero lo otro, lo de matar a la gente y hacerle perrerías, eso sí que puedo hacerlo yo; vaya que sí. Tampoco cuento con los recursos de un John Doe o un Jigsaw, que parecen becados por una universidad para psicópatas, así que tendré que comenzar con obras más modestas, pero todo se andará.

Aún no tengo decididas la naturaleza exacta de mis crímenes ni la zona en la que los cometeré, algo importante porque no es lo mismo ser el navajero de Alcobendas que el caníbal de Berlín, por poner un ejemplo. La falta de vehículo propio me limita en cuanto a la localización y, las cosas como son, no me apetece mucho eso de comer gente o violarla. Tendré que estudiar detenidamente este punto.

Eso es todo de momento, ya seguiré relatando mis avances. Y recuerden, estremecidos lectores, no pienso ir a visitarlos, el mundo es más interesante con ustedes dentro.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Exportar para leer en tu ebook

En BLOXP puedes exportar este blog, o parte del él, para leerlo desde tu ebook. Sólo necesitas esta dirección de RSS:

Contador de visitas

Imagen by Mateu

La Consulta del Doctor Perring

Para enfermos de aburrimiento alérgicos a la pasta de celulosa, para exiliados de bibliotecas con tiempo pero sin estantes, para marineros de la red con tendencia a hacer parada y fonda en tabernas de relatos, para viajeros de sillón y amantes de la aventura estática, para todos ellos y para ti mismo se abre esta consulta, la del doctor Perring, enhebrador de palabras, zurcidor de conceptos y trazador de historias.


Tratamiento único y definitivo: tú pones los segundos;el que suscribe pone las letras.

Licencia de textos

Licencia de Creative Commons
Los relatos que aparecen en este blog pertenecen a Manuel Mije y tienen Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

El titular

Mi foto
Tú pones los segundos, yo pongo las letras...

Pacientes crónicos

Liebster Award

Mi facultad

Sevilla Escribe

Sevilla Escribe
Colectivo literario