miércoles, septiembre 18, 2013

Publicidad de los chinos


Ah, China, qué gran país, qué gran cultura milenaria, y qué de gente, por Dios. Se ve que de últimas andan un poco apretados y tienen que salir fuera para desgracia, entre otros, de bazares, tiendas de desavío, droguerías y las antiguamente conocidas como tiendas de veinte duros (cuando eso tenía sentido). Como dijo Mao, el día que los chinos taconeen todos a la vez, va a temblar el mundo; lo que se olvidó de decir es que el día que salieran a negociar, la que iba a temblar es la economía, y ya está empezando con los escalofríos.

Ya no sólo inundan el mercado con ellos, sino que ahora montan sus propios negocios para quitarse de en medio intermediarios a la hora de hacernos llegar esos productos tan malotes y de escasa esperanza de vida (creo que allí el término “control de calidad” se suele usar en una broma referente a los occidentales) pero que salen baratos y nos hacen el apaño, nos sacan del apuro alguna que otra vez con sus horarios eternos, alimentan la compra compulsiva en ciertas personas, y me dan a mí oportunidad de enlazar un tema gracias a su proverbial falta de calidad y valor.



De eso va lo que sigue, de escasez de valor, de inmediatez en el peor sentido de la palabra, de falta de calidad. Como escribió Ernesto Fernández (Weiss) en una de las entradas de su blog, todo el mundo, en mayor o menor medida, en unos ámbitos u otros y cada uno como le sale, juega a ese ancestral juego ahora conocido como marketing. Sí, hombre, desde los tres apuntes poco realistas o la foto “buena” que pones en el currículum, pasando por el conjunto con el que sales en busca de pasiones hasta llegar al rótulo multicolor que acaba de colocar el de la frutería de la esquina. Se trata de presentar tu producto, el que sea, de la mejor manera posible para que atraiga al mayor número de “interesados”. Luego el interés se podrá diluir en una realidad poco acorde con la imagen dada, pero el primer paso en el camino de la venta ya está dado, lo que no debe ser poco cuando todas las marcas invierten dinero, a veces cantidades astronómicas, en patrocinarse.

            Aquí hablamos de literatura, y todo autor que se precie tiene que tener en cuenta este importante elemento de la relación humana si quiere aspirar aunque sea a una ínfima oportunidad de meter baza en este mercado tan saturado. Cuando hablo de mercado, no me refiero sólo a ese que se cuenta en divisas, sino también a ese otro que se mide en tiempo de lectura que te dedican, incrementado si además se molestan en comentar, analizar o debatir lo que escribimos. Hay que venderse como autor, cada uno como pueda, pero hay formas y formas, como en todo, y soy de los que sólo están de acuerdo en parte con aquello de que el fin justifica los medios.

            Teniendo en cuenta cuál es el fin, que te lean, ya sea pagando por ello o no, pagándote a ti o a otros, me parece que los medios tienen que estar relacionados con eso, con la escritura, con TU escritura, con tus lecturas o cualquier otra relación que tengas con el mundo de la literatura, y no tanto con pasar horas cliqueando en redes sociales, “spameando” al personal con “cortaypegas”, haciendo visible tu avatar a base de comentarios con forma y profundidad de saludos o funcionando como eco de aforismos o creaciones de otros. Ya digo, cada uno lo hace como puede, sabe o le sale, es dueño y señor de a qué le dedica su tiempo. Ahora, teniendo en cuenta que el tiempo que alguno ha dedicado para hacerme llegar su imagen es el de un par de clics, ¿cuánto debo dedicarle yo a testar su obra, a interesarme por ella y a comprarla si llega el caso?

            Quién sabe, quizá me estoy obsesionando con el prurito a la hora de encarar la afición literaria, ese que para mí significa empaparte de verdad de ella, vivirla en el mayor número de facetas y con la mayor intensidad que puedas, y que poco tiempo deja para otras historias quizá más banales pero seguro que prácticas y útiles. Como reza el dicho “que hablen de mí, aunque sea para mal”, o en este caso “que me tengan en mente, aunque sea por nada”; seguro que funciona, porque está claro que ha funcionado, pero no termina de gustarme.

            Llámame reaccionario o lo que te dé la real gana, quizá estés en lo cierto al decirlo, pero no me parecen las formas, sobre todo porque hay otras bien extendidas y al alcance de todos como para tener que recurrir sólo a lo fácil. Siempre me gustó cuando un autor, promocionando aunque sea indirectamente su novela de género, te reseña otra del palo, quizá una de las lecturas que hizo a la hora de buscar inspiración o material, quizá la de un coetáneo con el que comparte formas o fondos, quizá por el simple hecho de que le gustaría que su obra compartiera estante con la que reseña. Admiro al que se embarca en la redacción de fanzines o e-zines con los que difundir el gusto por la literatura, noticias, artículos o relatos de autores más o menos en ciernes, o trayéndonos a la mente eventos lejanos gracias a sus crónicas. Me gusta el mundo de las webs y los blogs, sobre todo los de creación literaria, aquellos en los que el autor se curra tanto la presentación como los contenidos, mostrándonos sus dotes artísticas, su visión literaria del mundo, brindándonos textos con los que degustarle o haciéndose eco de noticias de interés, o “simplemente” creando un espacio para que otros hagan lo propio. Reconozco a esas figuras que sueles encontrar en debates y charlas, los que alimentan los encuentros con sus sapiencia y nos dan materia en la que pensar, ésa que luego moldearemos a nuestro gusto para crear nuestra personalísima visión del mundo y sus detalles, de la literatura y su entorno. Disfruto con los púgiles dialécticos, esos foreros  que te fuerzan a pensar a base de matizaciones y rematizaciones de lo que has dicho, los que tumban con sus opiniones la equivocación que dabas por sentado.

            Se pueden dar más ejemplos, pero vale con los anteriores y con la generalización de que me parece adecuado todo aquello que implique creación artística, pensamiento, interacción con el mundo de la literatura o la cultura en general, ya sea desde el lado participativo o del organizativo.  

            Tampoco quiero dar imagen de talibán con esto (imagen, marketing), no le voy a negar un clic a algo que me guste y pueda verse beneficiado con ese tipo de “apoyo”, no voy a negar que me agrada cuando otros hacen eso mismo conmigo, y quizá alguna vez deje mi comentario/saludo cuando quiera que sepas que me ha interesado/gustado pero no tengo tiempo o no me salen las palabras, no quiero ser el niño burbuja en la era de la información y las comunicaciones. Pero te aseguro que el grueso de mi tiempo, del tiempo que le pueda dedicar a la afición que más me llena, va a estar enfocado a vivirla, a experimentarla, a tratar de formar parte más que a sacar la cabeza por una de sus esquinas más tristes. Llámalo cabezonería, ceguera o estrechez de miras, pero qué le voy a hacer, es como me parió mi madre y me criaron entre todos.



Así que ya sabes, si lo que quieres es sólo un intercambio de clics yo también estoy ahí para eso, faltaría más; aún no tengo el dedo agarrotado (aunque quizá algún día se me agarrote). Ahora, si lo que quieres es mi atención y mi interés por tu obra, arriba tienes algunos ejemplos de cómo conseguirlos. Estaré atento si tú estás por la labor, compañero.



P.S. Joder, qué buenos son los ZZ Top.

           



“er Caniho”



Soundtrack:


&


ZZ Top




2 comentarios:

  1. Aaah, otro romántico que piensa que lo bueno -lo bueno: lo trabajado, lo ingenioso, lo esforzado, lo estudiado, repasado, contrastado, sometido a opinión honesta y corregido-, al final sale adelante... Sí, yo también soy un poco misántropo de los "media". Quizás el día que tenga algo en el mercado que realmente valga la pena empiece a daros la murga de manera compulsiva e indiscriminada. Quizás, aunque me sorprendería.

    ResponderEliminar
  2. Jaja, muchas gracias, por pasarte, socio.
    Sé, sé que a tí también te va el rollo, pero hay un error de apreciación en lo que me dices: yo no tengo tan claro que esto que a mí o a ti nos pueda parecer bueno sea lo que vaya a salir adelante frente a eso otro que parece estar más asentado en la mera publicidad instantánea. Mi postura es más bien la de un Quijote cuerdo que no corre hacia el molino, lanza en ristre, porque vea un gigante, sino que lo hace porque, viendo el molino, quiere convertirlo en gigante a lanzazos y cabezazos...
    El orgullo me puede...

    ResponderEliminar

Exportar para leer en tu ebook

En BLOXP puedes exportar este blog, o parte del él, para leerlo desde tu ebook. Sólo necesitas esta dirección de RSS:

Contador de visitas

Imagen by Mateu

Visita Mi Web

La Consulta del Doctor Perring

Para enfermos de aburrimiento alérgicos a la pasta de celulosa, para exiliados de bibliotecas con tiempo pero sin estantes, para marineros de la red con tendencia a hacer parada y fonda en tabernas de relatos, para viajeros de sillón y amantes de la aventura estática, para todos ellos y para ti mismo se abre esta consulta, la del doctor Perring, enhebrador de palabras, zurcidor de conceptos y trazador de historias.


Tratamiento único y definitivo: tú pones los segundos;el que suscribe pone las letras.

laBlogoteca

Entra en LaBlogoteca a valorar este blog

Licencia de textos

Licencia de Creative Commons
Los relatos que aparecen en este blog pertenecen a Manuel Mije y tienen Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

El titular

Mi foto
Tú pones los segundos, yo pongo las letras...

Pacientes crónicos

Otras Consultas

Liebster Award

Mi facultad

Sevilla Escribe

Sevilla Escribe
Colectivo literario