jueves, noviembre 08, 2018

Mariano, asesino en serie novato - Día 3


Día 3

Los homicidas sistemáticos guardan trofeos de sus víctimas, decía Clarice en un pasaje de mi BCP. ¿Qué guardaré yo, querido DCC? Debe ser algo pequeño, en mi cuarto no hay mucho sitio y mi madre podría sospechar. Tengo que informarme un poco más, pero creo que también seré el primer asesino en serie de la historia que vive con sus padres, cosas de la crisis. El asesino en serie, como parte de la sociedad que es, tiene que adaptarse al momento, cual depredador que se funde con el entorno para asegurar la caza.


Ya me he comprado una caja de guantes de látex, diez metros de soga y cogido de la basura una pata de mesa recia, ergonómica y espero que mortal. Sigo estudiando lo del cloroformo y el secuestro que, si bien me ofrece la posibilidad de hacerlo todo más elaborado, darle más caché al asunto, va requerir más esfuerzo del que ya requiere, que matar a una persona a palos tiene que ser cansino. Además, lo del cloroformo puede ser un problema, porque en las películas parece que todo el mundo tiene varios botes en casa, pero yo no he visto uno en mi vida ni he escuchado a nadie decir que lo tuviera.

¿Y si las mato en sus hogares? Me cuelo de alguna forma ingeniosa y desapercibida y las aporreo allí mismo, sin miramientos. Eso facilita mucho las cosas, porque así tampoco tendría que esperar a que mis padres estuvieran fuera de casa, que con su política de puertas abiertas (La puerta abierta y el pecado no entra, según mi madre; Puerta abierta, que los pajilleros se quedan ciegos, según mi padre) imposible ocultar a nadie aquí.

Acabo de tener una revelación, como un flash de una de las películas que se rodarán sobre mí en el futuro. No voy a tomar cualquier accesorio o prenda, por muy personal que sea, mi trofeo va a ser algo más íntimo, único, intransferible: me llevaré sus dentaduras postizas. Luego ya veré si hago una escultura con ellas o las pinto como las figuritas de modelismo, dejaré volar mi imaginación llegado el momento.

Con todo esto ya tengo un perfil claro de mis víctimas: ancianas malvadas con dentadura postiza, que vivan solas y en cuyos hogares me pueda colar.

Ya siento la pulsión, ya la siento, pero no se preocupen, estremecidos lectores, no pienso ir a visitarlos, el mundo es más interesante con ustedes dentro.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Exportar para leer en tu ebook

En BLOXP puedes exportar este blog, o parte del él, para leerlo desde tu ebook. Sólo necesitas esta dirección de RSS:

Contador de visitas

Imagen by Mateu

La Consulta del Doctor Perring

Para enfermos de aburrimiento alérgicos a la pasta de celulosa, para exiliados de bibliotecas con tiempo pero sin estantes, para marineros de la red con tendencia a hacer parada y fonda en tabernas de relatos, para viajeros de sillón y amantes de la aventura estática, para todos ellos y para ti mismo se abre esta consulta, la del doctor Perring, enhebrador de palabras, zurcidor de conceptos y trazador de historias.


Tratamiento único y definitivo: tú pones los segundos;el que suscribe pone las letras.

Licencia de textos

Licencia de Creative Commons
Los relatos que aparecen en este blog pertenecen a Manuel Mije y tienen Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

El titular

Mi foto
Tú pones los segundos, yo pongo las letras...

Pacientes crónicos

Liebster Award

Mi facultad

Sevilla Escribe

Sevilla Escribe
Colectivo literario